Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación, personalizar las tutorías académicas y desarrollar investigación pedagógica. Si continúa consideramos que acepta su uso. Acepto Política de cookies

LA OMS APUNTA EN LA MISMA DIRECCIÓN

Un artículo de The Lancet eleva las muertes por enfermedades no transmisibles al 73%

La OMS lleva años alertando sobre este peligro asociado con una mala alimentación y la vida sedentaria.

NOTA DEL EDITOR (23 de enero de 2019): Ante la gravísima incidencia patógena de alimentos procesados, sal, azúcares, tabaquismo, drogadicción, sedentarismo, trastornos del sueño, polución ambiental y estrés ¿podríamos plantear que la mayoría de las enfermedades no transmisibles son enfermedades de la conducta? La diabetes, la hipertensión, la obesidad, las alteraciones cardiovasculares y el hígado graso responden en buena parte a un mismo mal, el síndrome metabólico, para el que el entorno y los hábitos de vida son decisivos. Este incremenento es la muestra patente de que al disminuir las transmisibles, generalmente asociadas a un patógeno y de etiología determinística y predictiva, damos con un fenómeno de mayor morbimortalidad cuyo abordaje se desvía del paciente estadístico y exige mayor capacidad de reflexión y juicio crítico. 

Las muertes por causas transmisibles (maternas, neonatales y nutricionales) continúan disminuyendo en el mundo, mientras que las muertes por enfermedades no transmisibles aumentan y las muertes por lesiones son estables. Por otra parte, las disminuciones en las tasas de mortalidad de algunas enfermedades no transmisibles se ralentizaron o cesaron. Y, además, se registraron más muertes entre los hombres que entre las mujeres. Así lo sugiere un análisis de 2017 publicado ahora en The Lancet.

Los objetivos de desarrollo global se basan cada vez más en estimaciones específicas de cada país para comparar el progreso de una nación. Para satisfacer esta necesidad, el Estudio de la Carga Global de Enfermedades, Lesiones y Factores de Riesgo (GBD) 2016 estimó global, regional, nacionalmente la mortalidad por causa específica a partir del año 1980. En este estudio se presentó una actualización a aquel informe, en el que se incluyeron nuevos datos disponibles y métodos mejorados. GBD 2017 proporciona una evaluación completa de la mortalidad por causa específica para 282 causas en 195 países y territorios desde 1980 hasta 2017.

La base de datos de causas de muerte se compone de registro vital (VR), autopsia verbal (VA), registros, encuestas y datos policiales. Las expansiones de la jerarquía de causas de muerte de la GBD dieron como resultado 18 causas adicionales estimadas para la GBD 2017. Los datos disponibles recientemente llevaron a estimaciones para cinco países adicionales: Etiopía, Irán, Nueva Zelanda, Noruega y Rusia. 

Las defunciones asignadas a los códigos de Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE) por causas de muerte no específicas, inverosímiles o intermedias se reasignaron a causas subyacentes mediante algoritmos de redistribución que se incorporaron a la estimación de la incertidumbre. Se utilizaron herramientas de modelado estadístico desarrolladas para GBD, incluido el modelo de Causa de muerte (CODEm), para generar fracciones de causa y tasas de mortalidad específicas para cada ubicación, año, edad y sexo. 

En lugar de utilizar las estimaciones de la ONU como en versiones anteriores, GBD 2017 estimó de forma independiente el tamaño de la población y la tasa de fertilidad para todas las ubicaciones. Los años de vida perdidos (YLL) se calcularon como la suma de cada muerte multiplicada por la esperanza de vida estándar en cada edad. 

En el grupo más amplio de causas de muerte (Nivel 1), las enfermedades no transmisibles (ENT) constituyeron la mayor fracción de muertes, lo que contribuyó al 73,4% (95% de intervalo de incertidumbre [UI] 72,5–74,1) de las muertes totales en 2017, mientras que las causas transmisibles, maternas, neonatales y nutricionales (CMNN), representaron el 18.6% (17,9–19,6) y las lesiones el 8,0% (7,7–8,2). 

El número total de muertes por causas de ENT aumentó de 2007 a 2017 un 22,7% (21,5–23,9), lo que representa 7,61 millones (7,20–8,01) de muertes adicionales estimadas entre 2007 y 2017. La tasa de mortalidad por ENT disminuyó globalmente en un 7,9% (7,0–8,8). 

El número de muertes por causas de CMNN disminuyó en un 22,2% (20,0–24,0) y la tasa de mortalidad en un 31,8% (30,1–33,3). Las muertes totales por lesiones aumentaron en un 2,3% (0,5–4,0) entre 2007 y 2017, y la tasa de mortalidad por lesiones disminuyó en un 13,7% (12,2–15,1) a 57,9 muertes (55,9–59,2) por cada 100.000 en 2017. 

Las muertes por trastornos por uso de sustancias también aumentaron, pasando de 284.000 muertes (268.000–289.000) en 2007 a 352.000 (334.000–363.000) en 2017. Entre 2007 y 2017, el total de muertes por conflictos y terrorismo aumentó en un 118% (88,8–148,6). 

Se observó una mayor reducción en las muertes totales y en las tasas de mortalidad en algunas causas de CMNN entre los niños menores de 5 años, como una reducción del 36.4% (32,2-40.6) en las muertes por infecciones respiratorias bajas en niños menores de 5 años en comparación con un aumento del 33.6% (31,2–36,1) en adultos mayores de 70 años.

A nivel mundial, el número de muertes fue mayor en los hombres que en las mujeres en la mayoría de las edades en 2017, excepto en las edades mayores de 85 años. Las tendencias en los años de vida perdidos (YLL) a nivel global reflejan una transición epidemiológica, con disminuciones en los YLL totales de infecciones entéricas, infecciones respiratorias y tuberculosis, y trastornos maternos y neonatales entre 1990 y 2017; estos fueron generalmente de mayor magnitud en los niveles más bajos del Índice sociodemográfico (IDE). 

Al mismo tiempo, hubo grandes aumentos en los YLL por neoplasias y enfermedades cardiovasculares. Las tasas de YLL disminuyeron en las cinco causas principales del Nivel 2 en todos los quintiles de SDI. Las principales causas de los YLL en 1990 (trastornos neonatales, infecciones respiratorias inferiores y enfermedades diarreicas) se clasificaron en segundo, cuarto y quinto lugar en 2017. Mientras tanto, los YLL estimados aumentaron para la cardiopatía isquémica (ocuparon el primer lugar en 2017) y los accidentes cerebrovasculares (clasificados tercero), aunque las tasas de YLL disminuyeron. 

El crecimiento de la población contribuyó a un aumento de las muertes totales en las 20 causas principales de mortalidad de Nivel 2 entre 2007 y 2017. La disminución de la tasa de mortalidad por causas específicas redujo el efecto del crecimiento de la población para todas las causas, excepto tres: trastornos por uso de sustancias, trastornos neurológicos y enfermedades de la piel y subcutáneas.

 

Referencias

Se registró una suba de las muertes por enfermedades no transmisibles [Internet]. Red Informática de Medicina Avanzada (Rima). 2018. Recuperado a partir de: http://www.rima.org/Noticia.aspx?IdNota=4136.

Global, regional, and national age-sex-specific mortality for 282 causes of death in 195 countries and territories, 1980–2017: a systematic analysis for the Global Burden of Disease Study 2017. November 2018; 392: 10159, 1736-1788. doi: 10.1016/S0140-6736(18)32203-7.

Script Connect
Centro de atención personalizada

Ponemos a su disposición un servicio de atención personalizado, a través del cual obtener soporte técnico y ayuda, tanto para la navegación dentro del sitio como para el uso del programa.

Preguntas frecuentes