Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación, personalizar las tutorías académicas y desarrollar investigación pedagógica. Si continúa consideramos que acepta su uso. Acepto Política de cookies

Novatos y expertos clínicos activan áreas hemisféricas distintas en la toma de decisiones

A medida que los clínicos progresan de novatos a expertos, todo indica que la toma de decisiones descansa menos en el saber biomédico de base y más en la experiencia previa. Y, de acuerdo con un estudio publicado en Advances in Health Sciences Education, conforme aumenta la dificultad, el proceso de decisión clínica activa áreas neuronales distintas en los hemisferios izquierdo y derecho, respectivamente. 

Madrid, 24 de abril de 2018. Novatos y expertos difieren en el razonamiento clínico y esto se refleja en términos de activación de áreas neuronales distintas. Si bien la toma de decisiones involucra a la corteza prefrontal (CPF) se aprecian diferencias hemisféricas entre los clínicos principiantes y los expertos al diagnosticar casos complejos, de acuerdo con un estudio canadiense publicado en Advances in Health Sciences Education. En concreto, el equipo liderado por Pam Hruska, de la Universidad de Calgary (Canadá), concluye que “los noveles presentan una mayor activación en las regiones neuronales del hemisferio izquierdo, asociadas con el conocimiento factual, mientras que en los expertos prevalece el hemisferio derecho, vinculado con el conocimiento experiencial”.

Los investigadores recogieron datos de resonancia magnética funcional de diez estudiantes de medicina de segundo año y diez gastroenterólogos en ejercicio, mientras diagnosticaban dieciséis casos clínicos (ocho simples y ocho complejos a través de preguntas de respuesta múltiple y recopilaron datos de precisión y tiempo en el diagnóstico. En adelante, compararon los resultados de casos fáciles y complejos dentro de los respectivos grupos y evaluaron las diferencias neuronales entre principiantes y expertos. Sin sorpresas, los expertos diagnosticaron correctamente más casos que los novatos e hicieron sus diagnósticos más rápido. “Lo interesante fue que, con los casos complejos, los noveles presentaron mayor actividad en la corteza temporal anterior izquierda y en la corteza prefrontal lateral ventral izquierda, mientras que los expertos tuvieron mayores activaciones en la corteza dorsal derecha, ventral derecha y coronal parietal derecha”.

La investigación de la especialización de hemisferios sugiere que el izquierdo es dominante para el procesamiento analítico y semántico, dependiendo de hechos concretos, mientras que el derecho se activa con episodios de recuperación de memoria, al asociar estímulos y respuestas, y con el procesamiento abstracto u holístico. “Aplicado al contexto de la toma de decisiones clínicas, anticipamos que a pesar de que ambos grupos activarán la CPF durante la toma de decisiones clínicas, las áreas neuronales subyacentes que apoyan a los principiantes y expertos se lateralizarán a diferentes hemisferios”. Más aún, “somos los primeros en identificar que las diferencias de activación hemisférica ocurren en diferentes niveles clínicos de experiencia con el aumento de la complejidad de las tareas cognitivas.

La activación neuronal de la corteza prefrontal lateral ventral izquierda (CPFLV) observada en principiantes concuerda con la literatura que asocia esta área con la recuperación de representaciones semánticas de la memoria y es así como los principiantes generarían explicaciones causales básicas e inferencias. A diferencia de lo que ocurre en los novatos, en los expertos se da una mayor activación de la CPFLV y la corteza prefrontal dorsolateral (CPFD) del hemisferio derecho frente a casos clínicos complejos, un patrón que no solo se asocia al uso del conocimiento almacenado sino también con la evaluación de opciones en función de esquemas o patrones clínicos estándares y su verificación. Curiosamente, Hruska también detectó una mayor activación para los expertos en la corteza parietal derecha, un hallazgo asociado a una mayor demanda atencional.

Los unos se apoyan en representaciones concretas y los otros en representaciones más abstractas.  Dicho de otra manera, es probable que los novatos utilicen representaciones más concretas del conocimiento semántico (memorístico) durante la toma de decisiones. El hemisferio izquierdo, más activo en principiantes durante las tareas difíciles, se usa al analizar respuestas a estímulos ambientales, para procesos basados ​​en reglas y al usar claves explícitas para guiar la toma de decisiones. Por otra parte, las activaciones del hemisferio derecho, reclutadas por expertos en preguntas difíciles, requieren de un conocimiento previo y se activaron en la toma de decisiones entre varias opciones, en la comparación entre patrones, en la comparación entre patrones, cuando las decisiones se fundamentan en experiencias personales, en la categorización de la información y durante la resolución de situaciones de ambigüedad, entre otras condiciones.

Niveles de pensamiento analítico

Las conclusiones de Hrsuska acerca de las estrategias cognitivas en la etapa de razonamiento analítico o tipo 2 evidencian que la CPF es un área fundamental, tanto en novatos como en expertos, para la toma de decisiones clínicas en casos complejos y, por otro lado, demuestran diferencias en los patrones de activación neuroanatómica en relación con el nivel de experiencia médica. “Como venimos destacando, encontramos mayores diferencias de activación hemisférica de CPF durante casos difíciles, lo que nos lleva a pensar que potencialmente existen diferentes procesos analíticos de toma de decisiones dentro del pensamiento de tipo 2: uno basado en el conocimiento factual (principiantes) y el otro en la experiencia (expertos)”, subraya el investigador.

Estos datos implicarían que hay diferentes procesos analíticos en la toma de decisiones clínicas que rigen el continuum principiante-experto. El reto estriba en utilizar esta información para crear un plan de estudios que refuerce el conocimiento aprendido en combinación con el aprendizaje experimental a través de la exposición repetida, de modo que los profesionales sean capaces de proveer los mejores cuidados para el paciente.

 

Referencia

Hruska P, Hecker K G, Coderre S, McLaughlin K, Cortese F, Doig C. Beran T, Wright B. Krigolson O. Adv in Health Sci Educ. 2016 21: 921. https://doi.org/10.1007/s10459-015-9648-3

 

Script Connect
Centro de atención personalizada

Ponemos a su disposición un servicio de atención personalizado, a través del cual obtener soporte técnico y ayuda, tanto para la navegación dentro del sitio como para el uso del programa.

Preguntas frecuentes